EL VERDADERO MOLE POBLANO

Receta de Mole Poblano

Hay una expresión que ejemplifica muy bien al mole poblano, y es: “¡Este es mi mero mole!” Sabrás que este mexicanísimo platillo es uno de los consentidos en la gastronomía mundial. Decimos que algo es nuestro “mero mole” cuando nos encanta y nos apasiona. Algo así le ocurre a este singular guiso hecho a base de varios chiles, ajonjolí y diversas carnes.

Es la comida por excelencia en todo tipo de celebraciones mexicanas: bodas, cumpleaños, bautizos y hasta funerales. Su popularidad ha cruzado tantas fronteras que incluso la UNESCO ha declarado al mole poblano como patrimonio gastronómico ¡de la humanidad! Y hoy te daremos la receta ancestral para que cautives a tus invitados con este manjar.

👩‍🍳 RECETA DEL MOLE POBLANO

Existen más de 50 versiones de mole: el mole verde, blanco y amarillo. Mole de olla, mole “mancha manteles”, mole con almendras o nueces, en pipián verde y rojo, mole prieto o negro… pero el mole poblano es sin duda la más popular, pero todas se cocinan bajo el mismo principio de la mezcla de varios chiles. En el caso del mole poblano utilizaremos además tomates, pepitas y achiote, entre otras especias. Utilizaremos los utensilios habituales de cocina y una cazuela de barro.

  • Tiempo de preparación: 30 minutos
  • Tiempo de cocción: 30 minutos
  • Total: 1 hora
  • Comensales: 10

✍ INGREDIENTES DEL MOLE POBLANO

  • 12 Chiles anchos
  • 12 Chiles mulatos
  • 12 Chiles pasilla
  • 5 Chiles chipotles o morita
  • 1/2 Cebolla blanca
  • 2 Cabeza de ajo
  • 2 Jitomates
  • 1 puño de anís
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 3 Rajitas de canela
  • 150 gramos de pasas
  • 100 gramos de pepita de calabaza peladas
  • 125 gramos de cacahuate
  • 150 gramos De ajonjolí
  • 50 gramos de almendras
  • 1 cucharadita de clavo
  • 1 barra de Piloncillo 250 gr
  • 1 pieza de Chocolate granulado parecido a la marca Abuelita en México
  • 2 Tortillas
  • 2 Plátanos macho
  • 1 pieza pan blanco bolillo
  • 150 gramos de manteca de cerdo
  • Semillas de cilantro
  • 1 ½ kilo de pollo o guajolote de preferencia piernas, muslo y pechuga

🥘 CÓMO HACER MOLE POBLANO

  1. Lo primero que haremos será desvenar todos los chiles, quitándoles también las semillas y el rabo.
  2. En una sartén a fuego lento pondremos la manteca de cerdo y vamos a freírlo todo, (y cuando decimos todo, es todo)
  3. Freiremos todos los chiles (No olvides moverlos constantemente para evitar que se quemen, porque se amargaría la salsa). Sacamos los chiles y los ponemos en un tazón grande con agua.
  4. En la misma sartén con la manteca de cerdo, ahora agregamos las almendras hasta que queden bien doradas. Las pasamos al tazón de los chiles y hacemos el mismo procedimiento con el cacahuate, la almendra, las semillas de cilantro, los plátanos, los clavos de olor y la canela. También vamos a freír los jitomates y las cabezas de ajo.
  5. También vamos freír en la misma sartén las rebanadas de pan (unas 12 piezas) luego las tortillas y el chocolate de mesa. No olvides pasar los ingredientes al tazón de los chiles.
  6. Hasta el final freiremos las pasas con el anis.
  7. En un comal tostaremos el ajonjolí.
  8. En la misma sartén freiremos las piezas de pollo o guajolote con un poco de sal.
  9. Una vez que todo esta freído y tostado, vamos a licuarlo todo poco a poco, utilizando el caldo de pollo, cuidando que la consistencia quede espesa.

Te recomendamos el siguiente orden:

  1. Canela con ajonjolí (importante, reservar al menos 50 gramos de ajonjolí para la guarnición)
  2. Los chiles con las semillas
  3. Plátano, jitomate, pan y las especias.
  4. Conforme vamos licuando todo lo colocamos en un tazón grande.

Hora de usar la cazuela de barro:

  1. Ponemos a calentar la cazuela con poquita manteca de cerdo, agregamos la carne y poco a poco el mole. Si nos quedó algo de caldo de pollo, lee vamos agregando poco a poco, o en su defecto agua.
  2. Lo dejamos a fuego lento durante unos 20 minutos, moviendo constantemente para evitar que se pegue, ¡y listo!

🍽 LA PRESENTACIÓN DEL MOLE POBLANO

En platos extendidos serviremos una pieza de pollo bañada en mole, y espolvorearemos el ajonjolí que reservamos para la guarnición. También podemos colocar un poco de arroz rojo para acompañar, y el toque final, unas tortillas de masa hechas a mano.
Y habremos preparado un mole poblano perfecto.

💡 3 CONSEJOS PARA UN MOLE POBLANO INIGUALABLE

Sigue nuestros secretos si quieres dejar con la boca abierta a tus familiares y amigos 👇

  1. El chile chipotle debe asarse a parte, directo al fuego antes de echarlo a la manteca para evitar que el mole quede muy picoso.
  2. Aunque esto varía en gustos, varias expertas en mole recomiendan dejar reposando a la salsa por unas 12 horas. Aseguran que el sabor se vuelve más intenso.
  3. El secreto está además en la cacerola de barro, y en la manteca de cerdo. Utilizar una cacerola de metal y aceite vegetal puede variar su sabor.

Comparte para ver excelentes consejos.

¡Ayúdanos a llegar a más personas!

No olvides comentarnos tu experiencia al preparar este delicioso platillo, y comparte esta receta con tus contactos en las redes sociales. Un millón de gracias por un “Me Gusta”. 😃

Aprende a preparar más guisos mexicanos.

¿Te ha gustado la receta?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 4.9 / 5. Recuento de votos: 34

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Recetas en tu email cada semana

¡No te pierdas ninguna receta y consejos!

¡No hacemos spam! Somos respetuosos de tu privacidad y solo recibirás correos de recetas cada semana.

HISTORIA DEL MOLE POBLANO

Este platillo es representativo del estado de Puebla de los Ángeles —al centro de México— y en su origen conviven varios mitos: se cree que el monje franciscano San Pascual Bailón creó la receta al tropezar con unas ollas en la cocina virreinal de la Nueva España, y que los ángeles hicieron el resto.

Por su parte fray Bernardino de Sahagún, famoso por sus crónicas sobre las costumbres prehispánicas, nos habla de un platillo hecho especialmente para el rey Moctezuma: una especie de salsa compuesta de varios chiles que llamaban chilmole o chillmulli. Aunque la versión más popular cuenta que por ahí del año 1700 en un convento en Puebla, sor Andrea de la Asunción quiso sorprender al virrey con un platillo “hecho por los mismísimos ángeles”.

Recuerdo que desde que estaba en la escuela siempre me gustaba cocinar y cada vez que había alguna actividad aprovechaba para preparar los platillos que mi madre me enseñaba. Hace un año y medio terminé mis estudios de gastronomía y estoy aquí para compartir contigo mis recetas y mi pasión por la cocina mexicana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *